resequedad vaginal

Resequedad Vaginal

¿Qué es la Resequedad Vaginal?

Normalmente, las glándulas de la cérvix y de la vagina producen una secreción natural que mantiene tu zona húmeda. Esta secreción natural desciende por la vagina, lo que ayuda a mantener una zona limpia y saludable. Una pequeña cantidad de flujo transparente o muy discretamente blanquecino es una señal saludable que tu zona íntima se encuentra naturalmente bien lubricada y que se mantiene limpia.

Menopausia

Menopausia es el nombre dado al período de la vida en el que las mujeres cesan de ovular y, por lo tanto, se suspenden los períodos menstruales y la capacidad de quedar embarazada. La menopausia comienza cuando los ovarios dejan de producir estrógeno y disminuyen la producción de otras hormonas reproductivas, como la progesterona. El estrógeno normalmente controla los ciclos menstruales, por lo que no se produce menstruación cuando llega la menopausia. Con menos estrógeno en el cuerpo, las paredes vaginales se tornan más delgadas y producen menos secreciones naturales en la cérvix y vagina. Por lo tanto, es completamente natural que el cuerpo cambie y que se experimente resequedad vaginal.

Si no experimentas síntomas de menopausia, la resequedad vaginal, posiblemente, se produce debido entre muchas otras causas a:

• Que durante el juego previo o durante la relación sexual no estás lo suficientemente excitada sexualmente.
• El uso de productos perfumados en o alrededor de la vagina, incluso jabones regulares o líquidos.
• La ingesta de antidepresivos u otros medicamentos.
• La toma de anticonceptivos.
• A que te encuentras en período de lactancia y tienes bajos los niveles de estrógeno.
• Posterior a haberte practicado una histerectomía.
• Posterior a recibir quimioterapia.
• Si planeas visitar a tu médico para informarle sobre tu resequedad vaginal, piensa en los factores anteriores y si son relevantes para ti, así tu médico estará en mejores condiciones de ayudarte a tratarla.

Síntomas de la Resequedad Vaginal

La resequedad vaginal se produce cuando disminuye la secreción natural de la zona íntima, que normalmente la mantiene húmeda. Si bien la resequedad vaginal es común durante y después de la menopausia, mujeres de cualquier edad pueden experimentarla.

La mayoría de las mujeres experimentan síntomas tales como:

• Ardor, dolor o inflamación en la zona íntima o en su área baja.
• Picazón, ardor o inflamación alrededor de la entrada de la vagina.
• Dolor durante las relaciones íntimas, a veces acompañado de sangrado leve.
• Infecciones urinarias recurrentes.
• Necesidad o urgencia frecuente de orinar.

¿Cuándo ir al médico?

Si la resequedad vaginal interfiere con tu estilo de vida, relaciones o vida sexual, habla con tu médico acerca de los síntomas para recibir el tratamiento adecuado.

Tratamientos

Los tratamientos para la resequedad vaginal dependen de cada caso clínico en particular, por lo que es importante visitar a un médico para discutir las opciones de tratamiento si la resequedad vaginal interfiere con tu estilo de vida, relaciones o vida sexual.

Prevención

Si sufres de resequedad vaginal frecuente, existen algunas medidas preventivas que puedes asumir. Sigue los siguientes consejos para sentirte más cómoda en tu vida diaria, así como durante las relaciones sexuales.

Consejos para evitar la resequedad vaginal:

• Evita el uso de desodorantes y productos perfumados en y alrededor de tu zona íntima.
• Durante las relaciones íntimas, disfruta de más juegos previos para que tu cuerpo tenga más tiempo de producir su propio lubricante natural.
• Utiliza lubricante durante las relaciones de pareja.
• Usa una crema hidratante o gel íntimo para aliviar la resequedad vaginal.